ÁFRICA HOY: ¿Que está pasando? – Con Mamane Bachir de Niger (ESP)

Únase a nosotros en esta discusión esclarecedora mientras examinamos de cerca las dinámicas políticas y sociales en África Occidental. Mamane Bachir compartirá su experiencia y sus perspectivas informadas sobre estos temas cruciales. Esta es una oportunidad única para adquirir conocimientos profundos y participar en discusiones significativas.

Tenemos el placer de invitarlos a una entrevista cautivadora y enriquecedora titulada “ÁFRICA HOY: Perspectivas regionales y lucha antiimperialista”, presentada por Mamane Bachir, Es originario de Níger y se enorgullece de su identidad nigeriana, llevando consigo los valores de Justicia y Libertad.

Durante esta entrevista, exploraremos los siguientes temas:

Breve presentación de Bachir Brah.
Evaluación del desarrollo del nuevo proceso de lucha antiimperialista en los países de África Occidental en la actualidad.
Análisis de la opinión mayoritaria de los pueblos de la región hacia los países neocoloniales, como Francia y Estados Unidos.
Exploración del apoyo popular a favor de las juntas militares antineocoloniales.
Perspectivas para los pueblos de la región que enfrentan la represión de sus gobiernos, incluyendo Senegal, Nigeria, Benín, Togo y otros países.
Reflexión sobre la posibilidad de vencer la invasión pronéocolonial dentro de la CEDEAO.
Evaluación de la necesidad de fortalecer la solidaridad internacionalista entre los pueblos, especialmente con los pueblos de América Latina.

Únase a nosotros en esta discusión esclarecedora mientras examinamos de cerca las dinámicas políticas y sociales en África Occidental. Mamane Bachir compartirá su experiencia y sus perspectivas informadas sobre estos temas cruciales. Esta es una oportunidad única para adquirir conocimientos profundos y participar en discusiones significativas.


Sandra: ¡Hola, hola a todos! Gracias por estar aquí. Hoy tenemos un invitado, se llama Mamane Bachir Mustapha Brah, es un nombre que resuena con compromiso y determinación. Es originario de Níger y se enorgullece de su identidad nigeriana, llevando consigo los valores de Justicia y Libertad. Actualmente es funcionario y gran parte de su vida la dedica a defender los derechos de los pueblos oprimidos. Se considera a sí mismo un ciudadano del mundo negro con un deber de lucha. Su trayectoria lo llevó a Canadá en 2013, donde continuó sus estudios mientras se involucraba activamente en diversas organizaciones estudiantiles y, por supuesto, más allá de sus responsabilidades, siente una profunda pasión por la historia y la política, campos que le permiten comprender y contribuir al desafiante contexto de nuestro tiempo. Está entusiasmado por la idea de compartir su recorrido, sus convicciones y su compromiso con la justicia social. Su objetivo último es hacer oír la voz de los marginados y promover un mundo en el que cada individuo pueda vivir sin opresión ni discriminación. ¿Está correcto? ¿Me equivoqué en algo?

No, no, hiciste una muy buena presentación.

Sandra: La primera pregunta: ¿Cómo evalúa el desarrollo del nuevo proceso de lucha antiimperialista en los países de África Occidental hoy en día?

Entonces, primero que nada, quiero agradecerle por la entrevista que amablemente concederá a mi modesta persona. Y para poder iluminarlos y compartir con ustedes un poco mi visión sobre la situación socio-política y económica a través de nuestro querido continente, especialmente en África Occidental, de donde provengo, incluyendo países como Níger y otros de la región.

En cuanto a la situación del desarrollo de la lucha antiimperialista, es evidente en varios países de África Occidental en la actualidad. Esto se debe a que la conciencia está creciendo. Gracias a los medios de comunicación, en particular a las redes sociales, Internet, Facebook, TikTok e Instagram, la gente está más informada y al tanto de la actualidad. Observan videos sobre las luchas antiimperialistas, leen libros y comprenden muchas cosas. Ya no permiten que los medios occidentales o los medios imperialistas los manipulen con información falsa.

Por lo tanto, la población ha adquirido un conocimiento y una conciencia clara en relación con los asuntos políticos de su entorno y nación. En muchos países, los pueblos han decidido dar un giro importante, un cambio significativo.

En primer lugar, han optado por liberarse de los antiguos socios tradicionales, es decir, de países como Francia, Estados Unidos, España, Portugal y otras naciones que han mantenido nuestro estado de independencia y libertad, pero que nos han saqueado, explotado y cedido nuestras tierras. Las poblaciones han comprendido la necesidad de explorar nuevos horizontes y establecer nuevos lazos políticos.

Para empoderarse y autodeterminarse, este proceso de desarrollo está avanzando y aún enfrenta varios desafíos. No está completado, ya que varios países en África Occidental, incluidos alrededor de quince, están en un proceso continuo de desarrollo. Estamos comprometidos y también confiamos en la voluntad divina y nuestro compromiso personal para seguir luchando. Así, los estados podrán dar pasos hacia la autodeterminación y seguir 

la voluntad popular de ser auto suficientes y vivir libres y dignos en sus respectivos espacios geográficos.

Sandra: Muchas gracias!¿Cuál es la opinión mayoritaria de los pueblos de la región sobre los países neocoloniales como Francia y Estados Unidos?

Entiendo que en los últimos años, en menos de una década, los países africanos han llegado a comprender la necesidad de tomar el control de sus propios caminos políticos y económicos. Esta conciencia ha llevado a las poblaciones africanas a darse cuenta de la naturaleza perjudicial de las relaciones con naciones como Francia y Estados Unidos, así como con otros países imperialistas. Han optado por romper los lazos que los unen con estas naciones.

En efecto, esta relación se percibe como tóxica, llena de desprecio y disgusto. Es una relación caracterizada por conflictos y claramente no es mutuamente beneficiosa. Estos países no nos aprecian, no nos consideran seres humanos iguales, sino más bien los ven como números o como recursos que deben ser explotados al máximo.

Entonces, las poblaciones realmente sienten un profundo disgusto, una revuelta y una insatisfacción en relación con la relación que mantienen con estos países. Las poblaciones africanas ya no desean tratar con Francia ni colaborar con Estados Unidos. Lo que estamos criticando son las políticas de estos países, no a sus ciudadanos. No castigamos al pueblo francés. Somos conscientes de que el proletariado francés y estadounidense comparten las mismas aspiraciones de libertad, justicia y amor por la humanidad, al igual que los pueblos de África y América Latina. Los pueblos son hermanos, están unidos.

El problema radica en los Estados y los grupos de interés que desean aprovecharse de nuestra independencia y dividirnos. Es a ellos a quienes criticamos y a quienes decimos “basta”. Ya no queremos más de su influencia si no respetan nuestra autonomía. A menudo se utiliza este ejemplo: es como una prostituta que es violada repetidamente por varios clientes, y en un momento dado, la prostituta dice “basta, déjenme en paz”. Pero el cliente responde “no, no te dejaré, quiero seguir violándote”. Esto es lo que los africanos están experimentando en carne propia, este desprecio y esta relación tóxica y repugnante que ha aprovechado nuestra independencia para saquear nuestros recursos minerales y energéticos.

Son los estados, son los lobbies los que quieren aprovecharse de nuestro estado de independencia y dividirnos. Son ellos a quienes castigamos y son ellos a quienes decimos basta. Queremos más de ti. Queremos más de ti, si no nos respetas. Sabes que a menudo damos este ejemplo: es como una prostituta que es violada cada vez por varios clientes y en algún momento esta prostituta está allí dice basta déjame en paz y el cliente dice no te lo digo. 

Es cierto, han llegado al punto en que no nos dejan nada, no nos consideran como individuos ni como seres humanos. Así que los africanos dijeron que están hartos. Las poblaciones africanas han decidido que ya no quieren más de eso. Están decididas a expulsarlos, a desvincularse de ellos y buscar alternativas por sí mismas. Quieren tener el control sobre con quién establecer relaciones políticas, económicas y sociales, cuándo y cómo lo deseen.

El pueblo africano ya no desea que otros les dicten lo que deben hacer. No quieren que les digan con quién deben ser amigos o enemigos. Ya no quieren que les indiquen quiénes son sus aliados o adversarios. No son niños y tienen la determinación de tomar sus propias decisiones.

Esta es la situación y el sentimiento que viven las poblaciones africanas en relación con Francia. Es un sentimiento de disgusto, una sensación muy negativa. Y decimos basta! Y desde los golpes de estado que han ocurrido en lugares como Níger, Mali y Burkina Faso, las embajadas francesas han sido objeto de saqueos.

Es lamentable, y aunque no lo celebramos, es importante reconocer que esto refleja el sentimiento anti-francés que existe en muchos países africanos porque están hartos. La gente está cansada, ya no quieren bases militares extranjeras en sus territorios y están diciendo “no” a estas influencias. Ese es el sentimiento que las poblaciones tienen hacia Francia, Estados Unidos y otras naciones que han estado involucradas en estas dinámicas.

Los Estados Unidos, frente a Canadá, si también quieren seguir los pasos de España, Portugal, Italia, Bélgica, todas las naciones que se han beneficiado de otros pueblos desde la historia, desde el momento en que, por lo tanto, estos pueblos han estado bajo dominación extranjera. 

SANDRA: Está bien. ¿Cuál es el apoyo popular a las juntas militares anticoloniales?  

En cuanto al apoyo popular hacia las juntas militares y la relación neocolonial, es importante hacer una aclaración. En países como Níger, especialmente las juntas antiimperialistas, no es correcto asumir rápidamente que todos los militares comparten una posición clara contra el imperialismo. Aunque algunos militares puedan ser partidarios del anti imperialismo, no ha habido una declaración clara o una posición unánime que indique que en Níger los militares están unidos en contra del imperialismo y no quieren seguir las directrices impuestas por potencias extranjeras.

En resumen, la situación es compleja y variada, y no se puede generalizar sobre las opiniones y posturas de todas las personas involucradas, incluidos los militares, en relación con el neocolonialismo y el imperialismo.

Es cierto que estamos observando y evaluando la situación de cerca. Como activistas, estamos tratando de influenciar en la dirección que toman los militares en cuanto a sus políticas. En algunos casos, como en Níger, estamos tratando de abogar por una política antiimperialista y antioccidental.

En el caso de Níger, por ejemplo, estamos viendo cómo evoluciona la situación. Sin embargo, en países como Burkina Faso y Mali, la posición de los militares es más clara. Son militares que se posicionan como anti-imperialistas, anti-neocoloniales y revolucionarios, aunque es importante mencionar que no todos han expresado sus posturas de manera pública. Muchos han venido con la intención de mejorar la imagen de sus países y de África en general, y también han trabajado para reforzar las relaciones diplomáticas y militares con otras naciones. En algunos casos, han cuestionado acuerdos militares previos con antiguas potencias coloniales y han pedido la retirada de las bases militares extranjeras de sus territorios.Esto ya es algo que hay que acoger.

En general, estos movimientos son valiosos y representan un paso en la dirección de la independencia y la autodeterminación de los países africanos.

Es cierto que en Níger también estamos observando y esperando para ver cómo se desarrolla la situación. Sin embargo, en Mali y Burkina Faso, han tomado una decisión y han expulsado a las fuerzas francesas de sus territorios nacionales. Este tipo de acciones son dignas de elogio, y cuentan con el apoyo y el respaldo de los pueblos. Con el apoyo de la población, es posible que se alcance un nivel político en el que los líderes estén verdaderamente comprometidos en respetar la voluntad popular, que en este caso es antiimperialista y anticolonialista. Esto significa devolver al pueblo su riqueza y valores, para que puedan multiplicarse y ser compartidos de manera equitativa, permitiendo que todos vivan en armonía con el mundo.

Es cierto, la búsqueda de respeto y reconocimiento a nivel internacional es fundamental para las naciones africanas y de América Latina. Durante años, estos países han sido vistos como parte del “tercer mundo”, como naciones que carecen de voz en asuntos internacionales. A menudo, cuando se trata de cuestiones de importancia global, se ha minimizado su influencia.

Sin embargo, cuando se trata de cuestiones económicas, las naciones poderosas han explotado sus recursos, como el petróleo, minerales y otras reservas naturales. Esto ha perpetuado una relación desequilibrada en la que los países africanos y de América Latina han sido explotados y marginados en el escenario internacional.

Ya no hay ninguna duda y era necesario que nosotros, los pueblos oprimidos del mundo, nos uniéramos para poder converger en el mismo camino para luchar todos juntos de la mano como un solo hombre y enfrentar cómo iba a decirle a las potencias imperialistas.Eso es todo.

Es importante que estas naciones se hagan respetar y ganen influencia en las decisiones internacionales. Esto requiere unidad y solidaridad tanto a nivel regional como global. A medida que más naciones africanas y latinoamericanas buscan su independencia y autodeterminación, también están luchando por ser respetadas como actores clave en el escenario mundial, no solo cuando se trata de recursos económicos, sino también en términos de toma de decisiones y participación en asuntos internacionales.

Es cierto, ya no se trata sólo de cuestiones individuales, sino de la necesidad de que los pueblos oprimidos en todo el mundo se unen y convergen hacia una misma voz. La solidaridad y la colaboración entre estos pueblos son fundamentales para luchar juntos, como una sola entidad, contra las fuerzas opresivas y las potencias imperialistas.

Esta convergencia es esencial para enfrentar los desafíos globales y lograr un cambio significativo. A medida que los pueblos unidos se hacen escuchar y defienden sus derechos, se crea una fuerza colectiva que puede enfrentar las injusticias y trabajar hacia un mundo más justo y equitativo.

La unión de los pueblos oprimidos es una forma poderosa de resistencia y un paso crucial hacia la autodeterminación, la justicia y la igualdad en un mundo que a menudo ha sido dominado por fuerzas desiguales.

Sandra: Bueno ¿Cuáles son las perspectivas, para los pueblos de la región enfrentados a la represión de sus gobiernos, como en Senegal, Nigeria, Benín, Togo y otros?

Bueno, en términos generales, diría que las poblaciones están en proceso, como mencioné anteriormente, ya en las redes sociales, las poblaciones africanas de estos países se están agrupando en asociaciones y organizaciones para abogar por los derechos de los pueblos y su autodeterminación. Especialmente en Senegal, un país con una larga historia sindical, las poblaciones siempre se han rebelado contra un régimen que ha oprimido a los ciudadanos.

Por lo tanto, en la actualidad, en Senegal, hay un viento de levantamiento popular que no solo es muy poderoso, sino que está desestabilizando el poder en su lugar, incluso diría desde dentro y también desde fuera, ya que las poblaciones ya no permiten ser pisoteadas. Han elegido a su líder y están luchando por mantenerlo en el poder, incluso si eso implica poner en riesgo sus propias vidas.

Es una cuestión de dignidad, y el pueblo senegalés es muy orgulloso. El pueblo senegalés es muy digno y lucha abiertamente por su autonomía, su independencia de elección, de expresión y todo lo que sigue. Y cuando digo, iba a decir, Togo, Benín, Nigeria, también son poblaciones que se están organizando.

De la mejor manera que pueden, hay que señalar que estos son países que no han experimentado profundamente esta política en décadas, es decir, no ha habido interferencia del ejército o de una población que se ha manifestado y ha logrado derrocar realmente la autoridad estatal.

No, son más bien políticos que a menudo han llegado a través de arreglos electorales patriarcales y se han mantenido en el poder, queriendo mantener a su población en una forma de dependencia total. Togo es como un imperio, el padre y ahora el hijo que gobierna, y cualquiera que intente cuestionar el poder es arrestado, encarcelado, maltratado e incluso asesinado. En Benín, es aún menos extremo, pero las poblaciones están hartas, se están organizando. También en Nigeria, las poblaciones se están organizando.

Lo mejor que pueden, es importante notar que son países que no han experimentado este tipo de política profunda en décadas, es decir, no ha habido interferencia del ejército ni de una población que se haya manifestado y haya logrado realmente derrocar la autoridad, la autoridad del Estado.

Es cierto que es un país bastante democrático donde la voluntad popular logra expresarse cuando es necesario. Sin embargo, las personas siguen organizándose en movimientos para decir no a la opresión interna primero, antes de hablar de imperialismo. El imperialismo es interno. El imperialismo no es necesariamente el occidental, el francés, el estadounidense o el portugués. El primer imperialista es el jefe de Estado que permite que los extranjeros vengan a explotar estas tierras y recursos, sumiendo a su población en la pobreza. Así que conocemos a nuestro enemigo, nuestro primer enemigo somos nosotros mismos.

Nuestros enemigos principales son nuestros hermanos, son nuestros semejantes. Mis enemigos principales son los traidores, los colaboradores locales del imperialismo occidental bajo el código del imperialismo occidental y que se encuentran en el interior, quienes intentan desestabilizar nuestro camino hacia la independencia y la autodeterminación desde adentro. Así es. Gracias. ¿Es posible vencer la invasión neocolonial de la CEDEAO?

¿Es posible? ¿Es posible vencer la invasión neocolonial de la CEDEAO? Sí, hoy en día la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO), que consta de quince países, pero entre estos quince países ya hay algunos como Níger que han dejado la CEDEAO y han expresado amenazas. Malí y Burkina Faso prácticamente ya no son miembros de la CEDEAO, si puedo decirlo así, porque dicen que ya no aceptan las decisiones de la CEDEAO. También Guinea ha expresado ciertas reservas. Entonces, entre estos quince países, ya hay cuatro países donde las relaciones no son buenas. Por lo tanto, si quieren, las decisiones o visiones neocoloniales de la CEDEAO están siendo cuestionadas, evidentemente, porque es una elección de los líderes de Estado que son los llamados líderes de Estado, y es necesario asegurarse de su legitimidad, ya que hay casos como en Costa de Marfil, donde Alassane Ouattara llevó a cabo un golpe institucional para permanecer en el poder, un tercer mandato a pesar de no tener la voluntad ni el respaldo popular para hacerlo.

Entonces, él se mantuvo en el poder por la fuerza y porque contaba con el respaldo de países como Francia y Estados Unidos. Por lo tanto, la CEDEAO hoy en día, si no tiene cuidado, corre el riesgo de perder su credibilidad. De hecho, ha perdido, si puedo decirlo así, en Níger, con la situación en Níger, fue un golpe de estado de más. Para los presidentes de la CEDEAO, no se trataba de permitir otro golpe de estado.

Pero desafortunadamente, para ellos, no pudieron cambiar la situación. Amenazaron a nuestros países con sanciones económicas y dijeron que llevarían a cabo una intervención militar para sacar al presidente del poder, pero hasta ahora no se ha hecho nada y no se hará nada. Níger no será atacado, el pueblo nigerino es bastante resiliente y contamos con el apoyo inquebrantable de Malí y Burkina Faso, que declararon que apoyarán militarmente a las fuerzas nigerianas para enfrentar a la CEDEAO.

Pero hoy decimos que los presidentes de la CEDEAO son como títeres de Occidente. En África Occidental, hemos estado sufriendo ataques terroristas durante más de 12 años. No hemos logrado erradicar esta plaga. ¿Qué ha hecho la CEDEAO? ¿Qué ha hecho la Unión Africana? Nada. No han sido capaces de establecer un ejército federal o regional para contrarrestar estos ataques terroristas. No han sido capaces. Pero mantienen a un supuesto presidente y alegan que fue elegido legítimamente, lo cual nosotros consideramos falso.

Están dispuestos a establecer un ejército subregional para atacar a un país que ya está siendo afectado por ataques terroristas. A menudo nos preguntamos si estos señores, de hecho, no están actuando de manera irracional, si se toman el tiempo para reflexionar y darse cuenta de que están oprimiendo a un pueblo que no pidió nada, un pueblo que está sufriendo, que carece de electricidad, agua, alimentos y necesidades básicas. Sabes, hay un proverbio que me gusta mucho de un autodidacta, que me inspira mucho. Es un ensayista, un panafricanista, un militante, un crítico del neocolonialismo y el imperialismo occidental. Él es quien dice que aquel o aquella que determine el diámetro de tus conocimientos automáticamente decidirá la circunferencia de tus acciones.

Esto significa que estos occidentales han estado decidiendo durante mucho tiempo nuestros caminos políticos, sociales y económicos. Saben hacia dónde quieren llevarnos. Conocemos el inicio de una guerra, pero no su final. En lugar de unirnos como un solo frente para combatir a nuestro enemigo común, estamos luchando entre nosotros con machetes, palos y garrotes, cuando ni siquiera tenemos un poder militar consolidado. Mientras peleamos entre nosotros, los Estados neocoloniales están aprovechándose de nuestros recursos. Es un absurdo total.

¿Lo ves? Entonces, realmente pienso que la CEDEAO está perdiendo y no durará mucho si sigue por este camino. No durará mucho. Las poblaciones están hablando. El pueblo se enrojece como un león. Y el pueblo dice: ya no queremos aceptar esta dominación extranjera. Ya no queremos aceptar a los colaboradores locales del imperialismo occidental que viven entre nosotros.

Sandra: ¿Cuáles son las perspectivas para los pueblos de la región enfrentados a la represión de sus gobiernos, como en Senegal, Nigeria, Benín, Togo y otros?

Los vamos a poner fuera de juego y seremos nosotros quienes decidiremos nuestro camino de desarrollo político y económico. Ya no se trata de que alguien venga a dictarnos lo que debemos hacer en nuestro propio territorio. Esto es lo que está sucediendo en África hoy en día. Y si la CEDEAO sigue por este camino, lo digo claramente, corre el riesgo de desaparecer. Porque la última palabra la tiene el pueblo. Dios otorgó el poder al hombre a través del pueblo. Y es el pueblo quien decide quién lo gobernará, y si el pueblo está contigo, gobernarás hasta el final de los tiempos. Así es como funciona.

El pueblo siempre tiene la última palabra. Y nosotros somos firmes creyentes de que la última palabra pertenece al pueblo. Estamos cerca de las masas marginadas y desfavorecidas, y sabemos que la fuerza emana de ellas, la fuerza emana de nosotros, y es con estas masas desfavorecidas que uniremos nuestros esfuerzos para luchar contra cualquier forma de dominación extranjera o incluso interna. Eso es todo. Gracias. Hum, perdón, me equivoqué.

Sandra: ¿Cómo evalúa la necesidad de desarrollar la solidaridad internacionalista entre los pueblos, especialmente con los pueblos de América Latina?

Como mencioné, saben, tenemos aproximadamente la misma trayectoria histórica. Compartimos muchas experiencias similares y, aunque no siempre hemos abordado estos desafíos de la misma manera, creo que es importante para el futuro de nuestras dos naciones, de nuestros dos pueblos, tanto de América Latina como de Guinea en África.

Debemos unir nuestros esfuerzos para colaborar y enfrentarnos juntos al enemigo común que conocemos. ¿Por qué no considerar la posibilidad de establecer un colectivo, una mesa redonda, una asociación o un comité formado por países miembros y pueblos oprimidos, especialmente de países del tercer mundo, para organizarse y unir fuerzas contra este enemigo?

Podríamos crear una estructura sólida donde podamos compartir nuestras fortalezas y establecer una dirección clara para los países oprimidos. No deseamos que nos impongan decisiones o estrategias, queremos tener el control sobre cómo definir nuestras políticas políticas, económicas y sociales.

Y en ese momento, al unir nuestras fuerzas, podríamos organizar conferencias, debates, discusiones, reflexiones y proyectar documentales. Podríamos viajar a América Latina y visitar las luchas, y también viajar a África, a Níger, y visitar a las masas y brindarles nuestro apoyo, diciéndoles que compartimos una misma lucha y que uniremos nuestras fuerzas para crear comités y combatir juntos por la liberación de nuestros países, contra la dominación extranjera.

Eso es lo que necesitamos. Hoy en día, no estamos en contra de los pueblos, sino en contra de las políticas extranjeras que intentan imponer su visión a otros pueblos. Todos somos hermanos, y me gusta mucho esta frase de Ahmed Sékou Touré, que era un creyente ferviente y el antiguo presidente de la República Popular y Revolucionaria de Guinea.

Ahmed Sékou Touré, por cierto. Te invito a seguir algunas de sus videos y entrevistas. Es mi ídolo político, por así decirlo. Él decía que si hay personas blancas y personas negras, nosotros, los creyentes, decimos que es por la belleza de la humanidad, Dios creó las condiciones determinantes para la diversidad de colores en la piel. Yo soy negro, y tú, Sandra, eres blanca. Pero eres mi hermana.

Porque tenemos las mismas situaciones políticas. Enfrentamos los mismos problemas. Todos queremos converger hacia un desarrollo y una paz duradera. La sangre en ti es roja, la sangre en mí es roja. Tienes dos ojos, una nariz, unos labios, yo también. Todos somos iguales. Tú eres blanco, yo soy negro, otro es amarillo, otro es verde. Es por la belleza de la humanidad que Dios creó estas condiciones para la diversidad de colores en la piel. Debemos unirnos, debemos unir nuestras fuerzas en lugar de dividirnos y fragmentarse.

No es bueno y creo que si queremos erradicar el flagelo del imperialismo occidental, la única solución para salir de esto es, una vez más, la unidad, el conocimiento, la sabiduría, las discusiones, los debates, las reflexiones, el amor, la justicia, la paz, la solidaridad entre todos los pueblos del mundo. Ese es mi mensaje y lo que quería compartir. Muchas gracias.

Sandra: Muchas gracias por esta entrevista. Espero que puedas seguir adelante con lo que estás haciendo, en pos de la justicia social. Si en algún momento hay otra entrevista o continuación, te contactaremos si estás disponible. Ha sido un placer. Muchas gracias a ti. ¡Adiós! ¡Hasta luego! Chao chao.