Boric en contra del Pueblo Mapuche

Los pueblos originarios no han sido escuchados y mientras no se hagan escuchar por la fuerza, van a seguir no siendo tomados en cuenta. Los hechos están a la vista.

El 13 de junio, el presidente Gabriel Boric y los ministros Álvaro Elizalde (Segpres) y Carolina Tohá (Interior), y el subsecretario del Interior, Manuel Monsalve, se reunieron con parlamentarios de la Araucanía y del Bio-Bio en el Palacio Presidencial de Viña del Mar.

En la ocasión, Boric dijo: “Ustedes ven que yo sin tapujos he ocupado la palabra terrorismo”, haciendo alusión a la intención de “avanzar” en la Ley Antiterrorista.

Boric es un testaferro de la Dictadura, un continuista del gobierno de Sebastián Piñera.

¿Cuál es la necesidad de atacar sin pudor alguno a familias Mapuches en sus territorios?

¿Cual es la legitimidad de dicho accionar represivo?

¿Están realmente protegiendo la seguridad? Y si así fuera, ¿la seguridad de quién?

La de algún empresario “dueño” de esas tierras, o posible comprador a futuro, probablemente.

¡Basta de colocar a la represión como un mal necesario!

En Chile se protege al que tiene plata, al que especula con nuestra sangre, al que acumula capital a costa de la vida de miles de trabajadores. 

Nos han adoctrinado y explotado durante toda nuestra vida, en este sistema que legitima las desigualdades y la miseria, y que hoy busca una vez más recurrir al monopolio de la violencia para continuar ejerciendo sus privilegios sobre los nuestros, para continuar masacrando y sembrando el miedo.

Mientras se siga legitimando el accionar de las instituciones represivas, el pueblo continuará inevitablemente levantándose en lucha, pues ya no queda espacio para la incompetencia, la corrupción y el dominio de la burguesía en los territorios de los pueblos originarios. 

Los pueblos originarios no han sido escuchados y mientras no se hagan escuchar por la fuerza, van a seguir no siendo tomados en cuenta. Los hechos están a la vista.

¡Por la reforma estructural de las instituciones represivas!

¡Por una justicia al servicio del pueblo!

¡Por todos los derechos para los pueblos originarios! Incluso el derecho a la autodeterminación