¿Debe existir un nuevo proceso constituyente en caso de “rechazo” en diciembre?

El proceso por desechar esta constitución que es contra el pueblo, está en marcha y sólo terminará cuando el pueblo apruebe una nueva Constitución con reformas #YoVotoEnContra x una #AC #Libre y #Soberana en #Chile

En las condiciones actuales, la Constitución vigente, redactada por el ideólogo del pinochetismo Jaime Guzmán y aprobada en 1980, no contempla ninguna prohibición en contra de que sean llamados procesos constituyentes.

El día 14 de mayo, dos diputados de Avancemos Chile, Víctor Pino y Yovana Ahumada (ambos ex PDG) y Enrique Lee (IND), entraron en la Cámara de Diputados con un nuevo proyecto de ley para impedir que se pueda realizar un nuevo proceso constituyente antes de ocho años, en el caso del triunfo de la opción “en contra” en el Plebiscito de Salida de diciembre de este año.

A parte de eso, todo nuevo procedimiento conducente a elaborar una nueva Constitución Política de la República, de acuerdo con el Proyecto de Ley, se deberá, siempre, someter el inicio de dicho procedimiento a consulta de la ciudadanía mediante plebiscito de entrada, el que deberá, autorizar un nuevo proceso constituyente.

En palabras del diputado Víctor Pino: “buscamos dejar una cláusula para que ningún poder político parte del duopolio vuelva a hacer un negocio o un acuerdo sin contar con la aprobación de la gente“.

La diputada Yovana Ahumada dijo: “Desde un primer día dijimos que era importante hacer un Plebiscito de Entrada, pero eso no fue escuchado. Decidieron iniciar un proceso sin escuchar a la gente y hoy día vemos las votaciones que han tenido una importante valoración tanto en el voto nulo, como en el voto blanco”.

Hoy día necesitamos estabilidad, necesitamos certeza y sobre todo responder a las necesidades de la gente“.

¿Qué intereses están en juego?

Todo el sistema pinochetista vigente quiere mantener todo como está y le tiene pánico al creciente descontento popular que puede transformarse en el triunfo del voto En Contra, desestabilizando el sistema de conjunto.

Eso es porque todos usufructúan los beneficios de este sistema que está montado sobre el sudor y la sangre de nuestro pueblo.

El 7 de mayo, la extrema derecha de los Republicanos de Kast, obtuvo la mayoría de los representantes constituyentes y, junto con la derecha, tiene el poder de veto contra toda iniciativa que atente contra, aún con la posibilidad de empeorar el Anteproyecto de los 24 “Expertos”, elaborado sobre los 12 Bordes, que generó algo muy reaccionario, probablemente ya peor que la Constitución actual.

El gobierno Boric y su base de apoyo, que incluye a la antigua Concentración y a la Nueva Mayoría, con el PC junto, quiere imponernos una “nueva” constitución pinochetista a como dé lugar, mismo que sea peor que la actual y controlada por los Republicanos de Kast.

No les importa porque saben que si no imponen esa constitución, el gobierno Boric o bien cae o quedará tan débil que se desintegrará en manos de la extrema derecha y la derecha, que también quedarán debilitadas.

Pero si la “nueva” constitución pinochetista es impuesta, la extrema derecha se fortalecerá y probablemente vencerá las próximas elecciones.

Eso a la “izquierda institucional” no le importa. Le importa que puedan seguir mamando en la teta del estado pinochetista.

Esta constitución está muerta, no tiene aprobación popular ni las elecciones que la validan ni su casta política que la administra.

Su reforma superficial, para peor o mismo para mejor, no soluciona los conflictos nacionales de nuestra historia presente y tampoco nuestros problemas históricos.

Los últimos dos procesos cayeron porque son acuerdos basales de una institucionalidad arcaica, carente de representación y aislada de los intereses comunes de las y los chilenos.

El proceso por desechar esta constitución que es contra el pueblo, está en marcha y sólo terminará cuando el pueblo apruebe una nueva Constitución con reformas

 estructurales que atiendan sus necesidades y le permitan salir de la brutal y creciente crisis.

Para eso precisa:

¡Votar En Contra en diciembre!

¡Luchar por una Constituyente Libre y Soberana!

(con diputados elegidos por Asambleas Populares y Cabildos para traer cambios reales para la mayoría de la población)