Eduardo Artés y Boric en la ONU

Eduardo Artés analiza la agenda fascista de la visita del Presidente Gabriel Boric a la última cumbre de las Naciones Unidas

Terminada la asamblea anual de las Naciones Unidas y hciendo el  analicis de lo que significó la presencia del presidente Boris en ella, se puede afirmar que una vez más, y afortunadamente esto es reconocido a nivel internacional, el aislamiento de Chile es de gran relevancia. 

Esto se evidencia en la sala vacía en la que interviene el presidente Boric. Prácticamente estaban presentes algunos amigos de países de ultraderecha y, por supuesto, la delegación chilena. Incluso estaba presente aquel encargado de llevar las maletas, intentando proyectar la imagen más numerosa posible que quisieran mostrar hacia afuera, prácticamente emulando a compañero Salvador Allende… la tarea le quedó demasiado grande. 

En absoluto. Cuando estuvo Allende en las Naciones Unidas, la sala estaba repleta. El aplauso fue generalizado y potente, dirigido hacia un líder de América Latina y un proceso que se dirigía hacia la independencia, la soberanía y una patria nueva.

Entre las actividades realizadas por Boric, se destaca principalmente el encuentro con algunos mandatarios, exactamente tres de ellos. 

Uno de ellos es Dina Boluarte, quien ocupa el cargo de presidenta en ejercicio del Perú, aunque nadie la ha elegido para ese puesto, llegó a través de un golpe de estado. Este golpe de estado ha resultado en más de cien personas asesinadas, muchos presos políticos y una gran cantidad de personas desaparecidas, sobre todo campesinos en el Perú profundo. Con ella se ha abrazado, sin mencionar los derechos humanos, pero lo que es peor, tampoco le preguntó a la señora Dina Boluarte ni tuvo en cuenta que esta y el parlamento peruano han permitido el ingreso y la permanencia de cuatro mil efectivos de la marina norteamericana, marines norteamericanos armados hasta los dientes con armamento de hierro. 

Esto es sumamente grave, ya que además de constituir un elemento de invasión a un país soberano, también representa un elemento de represión y violación absoluta de lo que a él le gusta hablar tanto: los derechos humanos. Hablar por consecuencia no hay ninguna. Pero también señor Boric, usted no ha tenido en cuenta que la presencia de tropas de un tercer país en un país vecino constituye por sí misma una amenaza a la seguridad y la soberanía de nuestro propio país, dado que se trata de un país fronterizo. 

Además, se reunió con Justin Trudeau, otro personaje r que no es más ni menos que un sirviente del norteamericano y de las empresas imperialistas. Justin Trudeau posa como medioambientalista, claro, en su país protege los bosques pero destruye completamente la naturaleza de los países del sur profundo, o del tercer mundo, especialmente Chile. Las empresas mineras canadienses explotan de la manera más irracional, creando graves problemas ambientales. Además de todo esto, Justin Trudeau está con las manos manchadas de sangre, ya que interviene apoyando a un criminal como Zelenski, ¿no es así? Y al régimen ucraniano. También, por supuesto, en este momento tiene una demanda por parte del gobierno de la India, esa gran potencia asiática, por contener en su país terroristas de ultra derecha. 

Pero como si eso fuera poco, también tuvo un encuentro fraternal, amistoso y amoroso con Volodímir Zelenski, quien oficia de presidente de Ucrania, o podríamos decir ukranazi en este momento, y no nos equivocaríamos, ya que desde el dos mil catorce en adelante, ahí hay un régimen nazi que ha oprimido en masa a su propio pueblo e incluso ha permitido que tropas extranjeras de la OTAN instalen laboratorios de armas químicas y realicen todo tipo de experimentos militares y de destrucción masiva. 

Bueno, esos son los amigos, ¿no es así, señor Boric? Con ellos se encontró. Seguramente habrá hablado de democracia y derechos humanos. No es el mejor ejemplo que puede mostrar. Pero como si eso fuera poco, no tuvo ningún problema en tomar línea, como siempre, y alinearse absolutamente con Estados Unidos contra Rusia y Nicaragua. Claro, respecto a Nicaragua, existe una persistente crítica. Tanto él como el canciller. Continuamente se expresan en contra de Nicaragua. 

No viene al caso. Simplemente, cuando hay algún problema en Estados Unidos, aquí comienza a hablar. El presidente tose cada vez que el imperialismo tiene un resfriado. Pero bueno, no tuvo ningún problema en hablar del golpe de estado en Chile. Claro, lo hizo a su manera, suavizando el capitalismo y el imperialismo. 

De hecho, su enfoque fue tan suavizado que no exigió nada, incluso cuando tuvo la oportunidad. ¿Qué mejor oportunidad que el foro de las Naciones Unidas para que Estados Unidos al menos ofrezca algunas disculpas? Ya que Estados Unidos intervino de manera absoluta en los eventos de Chile, en los graves sucesos y crímenes que ocurrieron. 

Además, Alemania Federal también estuvo involucrada, como está documentado. Incluso, esa Alemania que se presentaba como democrática tenía líderes nazis reciclados que colaboraron con la dictadura de Pinochet sino que ayudaron a preparar las condiciones para el golpe. Lo mismo podemos decir de brasil es de conocimiento publico que la dictadura de geiser ayudó a prepara a militares chilenos con los cuales conatcto para realizar el golpe de estado, e incluso inmediatemnte hecho el golpe de estado, envio policias, perfeccioanmiento militar, y envio de armas de tortura, que fueron usadas para aseinar, desaparecer y reprimir a millones.

Usted no ha exigido a estas potencias extranjeras responsables del golpe de estado en Chile, entre otros países, ningún tipo de reparación o disculpas. 

Claro, la responsabilidad recae en el estado brasileño en el caso de Brasil, no en el presidente Lula, que debería pedir disculpas sin lugar a dudas. 

Usted, señor Boris, habló sobre derechos humanos e incluso mencionó que pedirá cuentas a China en ese sentido cuando sea invitado. Pero por favor, señor Boric, ¿de qué está hablando? ¿En qué mundo vive usted para hacer planteamientos tan extraños que desafían la lógica? Debería preocuparse más por los problemas en su propio país. En los últimos años, la República Popular China ha sacado a más de setecientos millones de personas de la pobreza, integrándolas en una vida social, productiva, cultural y proporcionándoles prestaciones sociales. Gracias a esto, la línea de pobreza a nivel mundial no ha aumentado significativamente. 

Además, en China, los índices culturales y la integración a una vida civilizada son notables. ¿Cómo puede cuestionar los derechos humanos… que lo es? Un ejemplo,  en un país como el nuestro, donde aún hay problemas sin resolver, como las listas de espera en la atención médica y la falta de viviendas, entre otros. 

Es necesario tener coherencia al hablar de derechos humanos, y veremos cómo se comporta usted cuando visite China. 

Pero, como siempre, hay más por decir. ¿No es cierto? Usted tuvo la audacia, junto a un reaccionario y lacayo del imperialismo como Almagro de la OEA, de llevar a cabo un homenaje al gobierno de Salvador Allende, incluso colocando una placa en una de las principales puertas de la sede de la OEA. 

Oiga, señor Boric, ¿sabe lo que Salvador Allende pensaba de la OEA? Debería haberlo considerado. No solo la calificaba como inoperante, sino como una organización servil, tal como lo expresaba textualmente. Era obediente al imperialismo estadounidense y seguía sus dictados. 

Esa era la opinión concreta y pública de Salvador Allende sobre Estados Unidos, la OEA y el papel de Estados Unidos en la OEA. 

Ha pasado mucho tiempo desde entonces, presidente Boric. La OEA ha continuado siendo servil al imperialismo estadounidense, llegando a niveles en los que prácticamente ningún país de América Latina con un mínimo de soberanía e independencia la toma en serio. 

Es lamentable cómo ha evolucionado, apoyar a un organismo, para lavarle la cara siendo que ha apoyado golpes de estado en distintos países colocando gobiernos reaccionarios. Ahora, quienes lo respaldan, como la dirección de Revolución Democrática, Convergencia Social y el Partido Comunista de Chile, tendrán que dar explicaciones. 

Tendrán que explicar cómo es posible que usted avergüence a nuestro país de esta manera. 

En mi opinión, esto es lo que representa la aventura de esta persona que alguna vez se presentó como izquierdista y progresista, pero que en realidad es un derechista más, que sigue el camino del otro derechista, Gabriel González Videla, que traicionó al pueblo.