La sociedad chilena puede soportar la muerte de Jorge Salvo, por que es un opositor al modelo 

Jorge, compañero, vivirás en cada barricada y en cada corazón que se moviliza contra el sistema. Serás uno más de aquellos que nos recuerdan que la salida es una sola, y que la unión de clase en este momento es de lo más importante. Ni un paso atrás, ni un paso al costado y menos aún un paso al lado de los demagógicos y mentirosos que han ocultado este sistema bajo purpurina mientras el cáncer capitalista se carcome nuestra carne y almas.

El 19 de enero de 2020 la vida de Jorge Salvo (27) cambió para siempre luego de que en una manifestación en Plaza Dignidad un carabinero a no más de 30 metros le disparó una bomba lacrimógena a la cara, estos hechos lo soporta esta sociedad, el que parte es un opositor al modelo.

“De ahí se me nubló la vista. No veía por los gases lacrimógenos que había en el ambiente. Nadie veía nada. Lo único fue con los ojos cerrados sentir un hombro y pedir ayuda”, relató al medio la Voz de Maipú en una de las conmemoraciones del estallido social.

Un trauma ocular que provocó un cambió irreparable en su día a día. Desde caminar, ir a la feria o servirse una taza de café, y que retrata el abandono del Estado con las víctimas oculares en el estallido social. “Ningún órgano estatal me ha contactado”, afirmó en esa entrevista.

Jorge es la cuarta víctima del Estado Chileno en quitarse la vida bajo esta sociedad que naturaliza la idea pinochetista en su  máxima expresión bajo la administración Boric.

Entonces es imposible que un Estado capitalista, subordinado y neoliberalizado pueda dar garantías al pueblo, el resultado del compañero no es el único y  seguirá sucediendo de al menos dos formas.

1.- El Estado seguirá violentando a su pueblo de muchas formas

2.- El modelo social es permisivo “ley nain retamal” con la violencia estatal creando un marco legal que facilita la impunidad haciendo imposible la máxima de “No Repetición”

Entonces las lógicas del modelo que trasciende el que hacer de toda nuestra sociedad cree que la reparación es en torno a los bienes económicos, le es imposible pensar que el uso de la violencia es algo que se debe extirpar desde el Estado, algunos podrán decir que es un derecho de este mismo y lo justifica expresando el legítimo uso de las Armas por sobre el derecho a manifestarse, frente a esa incapacidad podríamos decir que el Estado no es garante de Derechos, que la Constitución que se está negociando va en esa misma dirección y que seguirán muriendo opositores al modelo, este Estado es capaz de soportarlo quedándose inmóvil y no actuando de la misma manera que lo hacen con la muerte de un policía.

Por seguridad del pueblo necesitamos un nuevo Estado, uno que nos defienda a todo evento y que sea capaz de entender esa máxima, no el actual y mucho menos el que puede ser aprobado por los violentistas y fascistas del Kast.

La construcción de ese nuevo Estado solo es posible con organización popular y clasista. Desde las bases de esta sociedad. No hay más camino que la unión entre los explotados en pro de formar un poder capaz de derrocar todo este sistema establecido y elevar desde ahí una nueva forma de vida la cual solo es posible si acabamos con los pilares de este sistema, no habrá justicia mientras el capitalismo exista y menos aún mientras el poder lo tenga la burguesia y sus perritos de caza.

Un Estado generado desde el Poder Popular manifestado en una Asamblea Constituyente Libre y Soberana en la cual su soberanía y autodeterminación resida en los trabajadores y los Pueblos que habitan el territorio de Chile y que sea ejercida fundamentalmente a través de la participación democrática deliberante y vinculante, tales como; plebiscitos, elección y revocación de mandatos, iniciativas populares de ley/normas. De esta manera disolviendo y sustituyendo el actual estado burocrático y el sistema que lo fundamenta.

Reivindicamos un nuevo ordenamiento basado en la democracia popular, promotora de la   justicia social, para acabar con la corrupción del sistema político y económico al servicio de las grandes corporaciones y los intereses mezquinos de patrones, latifundistas y sus privilegiados mercenarios, causas que dan origen a los males de la sociedad.

Jorge, compañero, vivirás en cada barricada y en cada corazón que se moviliza contra el sistema. Serás uno más de aquellos que nos recuerdan que la salida es una sola, y que la unión de clase en este momento es de lo más importante. Ni un paso atrás, ni un paso al costado y menos aún un paso al lado de los demagógicos y mentirosos que han ocultado este sistema bajo purpurina mientras el cáncer capitalista se carcome nuestra carne y almas.