La “Traición” de Boric: Chile en venta en el mercado Europeo

Boric sale a vender Chile en Europa y eso le encanta a los grandes capitales buitres. ¿Acaso esta no es la política Kakista?

Gabriel Boric viajó a Europa para seguir vendiendo Chile por migajas. ¿A servicio de quién actúa así?

A los grandes capitales europeos y norteamericanos, principalmente, les viene muy bien poder aumentar sus ganancias en el patio trasero de los Estados Unidos.

La mayor crisis capitalista de todos los tiempos se desarrolla imparable.

Temporalmente se ha más o menos controlado la inflación, que golpea con fuerza hasta a los “paraísos” Nórdicos. En Francia, el costo de los alimentos aumentó más del 20% desde el inicio de la Guerra en Ucrania. En Alemania, la gente logra llegar hasta el final de cada mes con la ayuda de los bonos del estado. En Inglaterra, el gobierno de Sunak está con la lengua de afuera y el país “sobrevive” de la especulación financiera de la Citi de Londres, mientras las actividades productivas entraron en su mayor crisis histórica.

Europa y los Estados Unidos han direccionado enormes volúmenes de recursos a Ucrania al mismo tiempo en que siguen apretando con fuerza a sus trabajadores. Los servicios públicos en cualquier ciudad de los Estados Unidos se encuentran en su peor situación desde la Segunda Guerra Mundial.

La contraofensiva del Ejército Ucraniano ha resultado un fiasco, abriéndole el riesgo concreto no sólo al colapso del Ejército, sino también al colapso de Ucrania en el futuro próximo. Un fuerte avance del Ejército Ruso contra Kiev puede resultar en la invasión del oeste de Ucrania por Polonia y Lituania por el oeste, lo que también podría llevar a Bielorusia a entrar en la guerra, lo que nos pondría aún más cercanos a una nueva guerra mundial, donde el componente nuclear está candente.

Un armisticio o solución parecida tampoco sería muy alentadora. Estados Unidos y Europa irían militarizar mucho más a Europa y principalmente a los países de Europa Oriental, a partir de Polonia en la preparación de una nueva guerra en aún mayores proporciones contra las potencias que les amenazan el control del mercado mundial, China, en primer lugar, y Rusia.

La guerra aparece como la principal salida para la crisis actual, que está catapultada a las alturas por el acúmulo de los obscenos volúmenes de capitales ficticios/ especulativos.

Tanto la especulación financiera como la guerra son agujeros negros capaces de chupar todos los recursos existentes y aún más.

Lo más normal para un gobierno más o menos independiente sería ser lo más neutral posible, a pesar de la brutal presión imperialista para ponernos a funcionar como sus serviles.

El gobierno Boric, así como los nuevos gobiernos izquierdistas de la región, como el gobierno Lula/ Alckmin en Brasil y el gobierno Petro en Colombia, actúan conforme el guión del gobierno Biden, como sus agentes.

Los trabajadores y los pueblos de América Latina no pueden dejar en las manos de agentes de sus principales enemigos su futuro y la salida de la crisis. Es necesario construir un polo firmemente antiimperialista capaz de llevarlos a la victoria.

En el caso de Chile, eso pasa por la derrota del gobierno Boric, de la derecha y de todo el sistema en el referendo de diciembre, para evitar que nos impongan una “nueva” constitución aún peor que la actual. La salida es una Asamblea Constituyente Libre y Soberana, electa a partir de asambleas populares y cabildos y que pase a ejercer funciones ejecutivas para la aplicación de la nueva constitución donde los explotadores y sus agentes no tengan lugar.