¿Por qué Boric quiere imponernos la constitución de Kast?

Para evaluar un gobierno hay que ser serios. No se puede salir haciendo evaluaciones morales. Veamos aquí el desarrollo del G de Gabriel Boric en los puntos fundamentales de su política.

Gabriel Boric, actual presidente de Chile, apuesta su futuro en la aprobación de la “nueva” constitución elaborada por 24 “Expertos” y 51 delegados, con amplia mayoría de la derecha, que buscan empeorar aún más el anteproyecto presentado.

Para el gobierno de Boric, que se ha mostrado como la continuidad del gobierno responsable por la represión de la Rebelión Popular del 2019, esta política es tan suicida que no merece menos que un pequeño recorrido por sus «hazañas y proezas». 

Comencemos por los «avances» en materia de Educación:

La política aplicada por el Gobierno Boric, desde su comienzo estuvo llena de demagogia y palabras bonitas, entre las que se situaba la discusión y el diálogo para solucionar los problemas, como una de sus mejores herramientas.

Por ello, el diálogo con los estudiantes no se dio hasta que éstos decidieron radicalizar la lucha e ir hasta las instalaciones del Ministerio de Educación, en donde fueron recibidos a regañadientes por las autoridades. Este diálogo forzado culminó con respuestas que se «salían del tarro», que no respondían a las demandas de los estudiantes, lo cual llevó a la ola de tomas de colegios en Santiago y en otras localidades de Chile.

Que existiera diálogo, como se jacta el Gobierno, es falso, pues se ha preferido la criminalización del movimiento estudiantil y de los profesores, y la negativa a conversar y solucionar los problemas presentados. Los estudiantes han enviado petitorios en varias instancias, dejando en claro que la mayoría de las tomas están como forma de presión.

Solicitud de estudiantes

  • AJUSTE EXPANSIÓN Y EXTENSIÓN DEL BAES
  • PASAJE UNIVERSAL JUSTO
  • CONDONACIÓN TOTAL DEL CAE
  • ALIMENTACIÓN DIGNA EN LOS LICEOS
  • MEJORA A LA INFRAESTRUCTURA DE LOS ESTABLECIMIENTOS

Respuestas del gobierno:

  • REPRESIÓN
  • COLOCACIÓN DE FECHAS PARA DIALOGAR QUE NO SE CUMPLEN
  • FALTA DE COMPROMISO CON LOS ESTUDIANTES Y PROFESORES
  • REALIZACIÓN DE MONTAJES PARA CRIMINALIZAR LAS LUCHAS
  • DEMAGOGIA…

Los estudiantes están cansados de viejos discursos demagógicos que dicen estar abiertos al diálogo, pero que, a la hora de responder, no solucionan ningún tipo de problema.

«Avances» en materia de Seguridad:

En cuanto a seguridad, el Gobierno Boric siguió el camino de su antecesor, el derechista Sebastián Piñera, instaurando el Estado de Excepción en todo el Wallmapu.

Y yendo más allá que el propio Piñera, insiste en categorizar a la CAM (Coordinadora Arauco Malleco) como un grupo terrorista, jactándose de que hay lugar para dialogar, en cuanto militarizó toda la Macro Zona Sur para proteger a las forestales y el tránsito de nuestros recursos naturales por las carreteras para que sigan lucrando grandes “transnacionales”.

Así trata la policía de Boric a las comunidades. Lanzan lacrimógenas a personas y les apuntan a la cara. Esta es la «protección» de Boric, y en ella ha invertido mucho dinero financiando camiones blindados, drones y nuevos sistemas de inteligencia.

En Santiago esta situación no es muy diferente.  Los grandes medios de comunicación, en su campaña mediática hablan exclusivamente de la delincuencia y la necesidad de colocar «mano dura». El gobierno responde aumentando el gasto y mejorando los insumos de Carabineros, sumado ello al endurecimiento del régimen represivo legal con la ley del “Gatillo Fácil”.

El objetivo es infundir miedo para contener la movilizaciones y protestas, las que ya existen y las que vendrán, y que evidentemente serán mucho más fuertes.

La política del Gobierno Boric aplica con igual celo que el Gobierno de Sebastián Piñera, el defender el sistema heredado de la Dictadura semi maquillado de «democracia» y que, en realidad, es la democracia para un puñadito de malandros.

Hoy esa política puede desagrupar a los luchadores sociales, a los luchadores Mapuche, contra la avidez mórbida por las ganancias fáciles de los buitres de las forestales y los grupos de empresarios en el Sur.

«Avances» en Derechos Humanos:

En DDHH, el actual gobierno resta más que sumar. De pasar a defender la libertad de los presos políticos y la eliminación de las querellas en su contra, pasó a negar su existencia en el territorio de Chile.

Un movimiento bastante arriesgado, pues ha habido manifestantes presos durante este amarillo gobierno, inculpados y privados de su libertad.

Los familiares de los presos políticos desmienten al gobierno Boric, detallando que éste JAMÁS ha abierto sus puertas al diálogo con ellos, volviendo un martirio la prisión política para los presos y sus familias. Son varios años que llevan muchos compañeros privados de su libertad, EN PRISIÓN PREVENTIVA.

Otra de las medidas erráticas tomadas por el gobierno, fue la continuación de Ricardo Yañez al frente de Carabineros de Chile, quien fuera designado por Sebastían Piñera y acusado por crímenes de lesa humanidad.

Así que, en materia de Derechos Humanos podemos decir que se ha «avanzado» mucho… en la misma línea de Pinochet, la Concertación y la Derecha.

«Avances» en Vivienda y Urbanísmo:

Si bien se prometió en la página 109 del programa del Gobierno Boric que «no habrá desalojos, sino solución habitacional para las familias», compañeros que han participado en tomas y campamentos han notificado la agresividad del gobierno y la falta de respuesta a las necesidades de acceso a la vivienda.

Se ha procedido a la criminalización de la lucha por una vivienda digna, y se ha catalogado a la “ocupación” como un delito similar AL SECUESTRO. Es decir, las familias que se encuentran en lucha estarían «secuestrando una propiedad» y, por ello, corren el riesgo de prisión y desalojo. 

Se prioriza la propiedad privada por sobre la vida, la vivienda, la salud, los recursos naturales y el bolsillo de los y las trabajadoras.

«Avances» en Economía:

Una de las primeras medidas tomadas por este gobierno fue el cierre de Codelco “Ventanas”, como plan para mejorar la economía del país. Este es un tema que se volvió polémico, pues el imperialismo y los grandes medios de comunicación hacen sus movimientos para deslegitimar y entreverar a la población.

Gobierno llega a Toronto a captar capitales para la minería y pone en vitrina 34 proyectos de exploración

Gobierno llega a Toronto a captar capitales para la minería y pone en vitrina 34 proyectos de exploración.

El cierre de Codelco Ventanas, en realidad, el gobierno no lo hizo por el cuidado del medio ambiente ni por reducir las zonas de sacrificio. Eso no cambiará, pues existen varios otros centros de tratamiento de materiales de minería en la zona, solo que al estar en manos de PRIVADOS no se habla de ellos. 

La real ambición del cierre fue comenzar el proceso de privatización de la gran nacional, deslegitimando a los trabajadores, reduciendo la inversión y dándole más espacio a las grandes trasnacionales. Lo que se suma al rechazado Royalty minero en las disposiciones transitorias.

Otra de las medidas fue la negativa al sexto retiro y al fin de las AFP, las cuales se valen del dinero de los trabajadores para poder invertir en la especulación financiera y, luego, traspasar a los trabajadores las pérdidas generadas.

Como si fuera poco, se mofó de los trabajadores con sus «super aumentos» del salario mínimo, los cuales fueron desmentidos por economistas, dejando entrever que ese aumento no generaba ningún cambio con el nivel de inflación que enfrenta el país.

«Avances» en las Relaciones Internacionales:

En cuanto a las relaciones Internacionales, el propio presidente Gabriel Boric supo cómo venderle el país a los especuladores extranjeros durante la Cumbre de las Américas. 

Mantuvo reuniones con empresas de tecnología -como Microsoft, Apple y Google- ; de la gran minería (no por casualidad, ahora avanza rápidamente hacia la privatización de Codelco). Y de capitales, como el Citibank y BlackRock, el mayor cartel de la especulación financiera mundial, con activos calculados en US$ 10 billones o 15 años de Chile.

El deslumbramiento de Boric con los monopolios imperialistas es comprensible, considerando su política que busca mantener todas las estructuras pinochetistas actuales. El problema que esa política le plantea a los trabajadores y al pueblo chileno es que se trata de una política vende patria que, en la práctica, tiene como prioridad asegurarle al gran capital la continuidad de ganancias fáciles, mientras nosotros nos vemos obligados a hacer contorsiones para llegar a fin de mes.

La sumisión del gobierno Boric al imperialismo norteamericano es tan descarada que para evidenciarla envió a los nazis ucranianos US$100 mil,  propios del Fondo Chile contra el Hambre y la Pobreza.

Por esto y más, en diciembre votamos en contra de la farsa, del saqueo, de la represión, del hachazo a la educación a la salud y a las pensiones en favor de una alternativa construida desde la base social a través de una Asamblea Constituyente Libre y Soberana sobre la cual podamos construir un verdadero Poder Popular.